Relatividad espacial del orgullo

La vida está repleta de paradojas, bien lo sabía Chesterton.  Esta mañana he caído en una realmente curiosa que me ha hecho sonreír: el orgullo de una persona es inversamente proporcional a su grandeza. Lo constato: los grandes hombres a los que he conocido y a los...

No sigas la ley, sino la virtud

Ya lo dijo Clístenes de Atenas: el sabio no sigue los mandamientos de las leyes, sino la virtud.  Y es cierto, porque la ley (lex) no es más que una convención social que -en un estado ideal- debería tratar de adecuar nuestra conducta a lo que resulta más adecuado...