Gracias al mindfulness está de moda el prestar atención al aquí y al ahora.  Pero cuidado, no vayamos a convertirlo en un serio y estructurado ejercicio de atención o de concentración.  Mas importante que ver, escuchar o sentir lo que nos sucede y rodea en este instante es zambullirnos en nuestro ahora con la inocencia del niño que descubre un campo de amapolas por primera vez y se lanza sobre ese mar rojo disfrutando de una experiencia única.  El objetivo es la Vida, no la meditación…  No lo olvidemos.  No vaya a ser que el dedo nos impida ver la luna…  Porque todo es más sencillo de lo que parece…  Bastaría con vivir el instante plenamente…  Plenamente presentes, plenamente conscientes…  Exprimiéndolo y disfrutándolo en su totalidad.  ¡Vivir la Vida!

Share This