buen camino xacobeo

Hoy, viernes, publico la última Meditación del día del periodo lectivo…  Declaro iniciadas las vacaciones en el blog.  Eso no significa que vaya a dejar de escribir, simplemente implica que dejaré de hacerlo con la asiduidad diaria con que venía publicando.  A partir de hoy -y hasta el mes de septiembre- publicaré de vez en cuando, cuando tenga la necesidad imperiosa de hacerlo.

El periodo vacacional es, en mi opinión, el reparador sueño anual…  Un cambio de ritmo y ocupación que permite que todo se coloque en su lugar, que recuperemos fuerzas y creatividad, que nos repongamos de las heridas y del cansancio, que escuchemos esas voces que suelen quedar ahogadas en medio de la borágine del día a día.  Las vacaciones son el descanso del guerrero, un requisito imprescindible para seguir en la brecha con renovado brío, con recuperadas fuerzas.

Las vacaciones no suponen -al menos en mi caso- detenerse, implican tomar nuevas sendas, transitar por parajes alternativos, buscar el buen camino…  Pero nunca dejar de avanzar, porque la vida es un viaje en el que asciendes o desciendes, pero es extremadamente raro mantenerse estable, quieto en un mismo lugar.  Generalmente, si te paras…  Terminas yendo hacia atrás, como los cangrejos…  Y luego cuesta mucho, muchísimo, recuperar el espacio y el ritmo perdidos.

Tengo entre manos una tesis doctoral y tres libros (uno sobre economía humanista, uno sobre espiritualidad y otro sobre el arte de vivir)…  Tengo intención de compartir más tiempo son E.F.Schumacher durante estos dos meses, así como de dejar terminado el primero de mis libros…  Y para ello necesito focalizar mi tiempo y esfuerzo en estas labores.  Además, ya tengo a mis hijos en casa, de vacaciones, y también ellos requieren de mi tiempo y dedicación…  ¡Y yo quiero disfrutar de ellos!

Os agradezco a todos los lectores habituales vuestras visitas, comentarios y ánimos de estos primeros meses de vida del blog.  Habéis logrado el milagro de que Meditaciones del día tenga alrededor de 15.000 visitas mensuales y un dinamismo y calidad que ni tan siquiera soñé cuando comencé con esta aventura.  Confío en seguir contando con vuestra confianza y colaboraciones a partir de septiembre.

Disfrutad de estos meses, aprovechad para hacer como el paisaje y floreced, es época de alegría, de goce y esplendor…  Ya volverán los tiempos de recogerse, de ocultarse, de soportar los fríos y rigores del invierno…  Pero hoy tocan tiempos estivales, haced de ellos unos días inolvidables, recuerdos imborrables.

Muy buenas vacaciones a todos, nos seguimos encontrando por aquí…  No perdamos el contacto, especialmente con nosotros mismos, sería una pena…  Una gran pérdida.  No renunciemos a caminar…  Sigamos por el buen camino.

Share This