Cuando te digo ‘tú’, te diferencio de los otros, te otorgo una categoría especial que te hace más cercano a mi intimidad.

Para mí eres un tú porque veo en ti unas características que me llevan a confiar en tu persona.  Confiar es depositar fe en ti, creer en ti, abrirme a ti, contar contigo.

Que seas un ‘tú’ para mí significa que no me eres indiferente, que me importas, que te valoro, que te aprecio, que de algún modo te quiero…  Y estoy convencido de que tú a mí también.

Me preocupa tu bien, y creo que a ti también el mío.  Soy tu amigo, y pienso que tú eres el mío.

Sé que el mundo -y especialmente mi mundo- es mejor porque tú estás en él.

Tú no eres yo, ni yo soy tú.  Pero juntos formamos un nosotros mayor que nuestras individualidades.

Somos un tú y un yo que al confiar y amar, engendran un mundo nuevo.

Share This