Me he tomado unos meses de descanso, pero de nuevo estoy aquí.

Necesitaba un respiro, inspiración y expiración.  Durante mi silencio, he gestado el libro que llevaba veinte años queriendo escribir.  Lo pariré en breve, y serás la primera persona en saberlo porque utilizaré el blog para anunciar su presentación.

Ahora retomo el blog como si de una página en blanco se tratara.  Con la absoluta libertad de escribir aquello que pasa por mi corazón, mi mente y mi alma…  Y que considero que puede aportarte algo.  De eso va este blog, de compartir inspiraciones, de co-inspirar…  Y no de convencer o hacer bandera de mis experiencias, pensamientos, sueños o anhelos.

Si recibes este correo es porque, en algún momento, hemos sintonizado.  Aunque todos cambiamos (y permanecemos) con el tiempo, confío en que de nuevo te resuenen mis meditaciones diarias y que -a partir de ellas- permitas que tu mente, tu corazón y tu alma se eleven hacia esas alturas que nos dan perspectiva.  Necesitamos esa visión más amplia, más profunda, para descubrir y disfrutar de una vida que es mucho más que vana superficialidad.

Encantado de estar de vuelta…  Y con muchas ganas de reencontrarme contigo.

Share This