Hoy acaba 2018.  El 31 de diciembre es una fecha con una gran carga simbólica, el fin de un ciclo.  Hoy es día de hacer memoria, de recapitular lo que han sido estos 365 días, de agradecer los éxitos y sacar aprendizajes de los fracasos.  De plantearnos si nuestro año ha sido coherente con quienes somos y con quienes queremos ser.  Es tiempo de planear y tomar decisiones, de escoger si queremos seguir como hasta ahora o si preferimos poner en marcha dinámicas de cambio.

Te animo a tomar dos papeles y a plantearte cinco objetivos para 2019, cinco cosas que quieras cambiar o mejorar de tu vida.  Piénsalas bien.  Escríbelas por orden, numeradas, del uno al cinco, con buena letra, en ambas hojas.  Pon una en un sobre y ciérralo hasta el 31 de diciembre de 2019.  La otra, ponla en un lugar que tengas a mano y puedas revisar, al menos, una vez por semana.  Leer esos objetivos a menudo te mantendrá en la brecha, te animará a seguir intentándolo cuando te sientas desfallecer, te acercará a tus objetivos.  Llevo años con esta práctica, todavía no he logrado alcanzar en 365 días todos los objetivos que me había propuesto, pero cada vez hay más metas alcanzadas.  El año pasado fueron tres de cinco.  A ver cómo acabamos 2018…  Anímate a probar y me cuentas a final de 2019 cómo te ha ido a ti.

Sé que puede parecer que nada será distinto hoy de lo que fue ayer, o de lo que será mañana.  Pero te animo a descubrir la fuerza -casi mágica- de la simbólica del fin de año y del inicio de otro.  Como ciclo que es, tendrá mil repeticiones, pero cada una de ellas resonará de un modo distinto y dará lugar a nuevas realidades porque los tiempos y las circunstancias varían y lo vuelven todo nuevo.

2019 puede ser un gran año, puede ser tu año.  Comiénzalo con esa esperanza que te llenará de la energía necesaria para hacerlo realidad.  Atrévete, sueña, lucha, confía, colabora…  Y verás como tu vida cambia a mejor, no sólo año tras año, sino día tras día.

De corazón te deseo que termines bien el año, y que lo comiences todavía mejor.  Llena de esperanza y cargada de sueños que realizar.

Un fuerte abrazo.

Share This