¡Gracias por existir!

Creo que es la frase más bonita que se le puede decir a alguien.  La muestra de que su existencia tiene un valor especial para ti.  Una forma de dejar constancia de que tu vida tendría menos valor sin la suya.  Un reconocimiento de que es un regalo inmerecido que te alegra desde las entrañas.

Si miramos a nuestro alrededor con atención, nos daremos cuenta de que podemos decirla al menos una vez al día.  Escoge a la persona más adecuada y díselo, a poder ser, cara a cara…  Puede que su expresión te sorprenda, y también el abrazo que pueda venir después.

¡Gracias por existir!  Hay personas que son regalos…  Que no siempre agradecemos.  ¡Hagámoslo hoy!

Share This