¿Hay algún problema que te ronda por la cabeza y que te quita la paz?  Imagino que sí, es la vida.  Todos tenemos mil problemas, mayores o menores, que nos complican la existencia y nos exigen que nos enfrentemos a ellos.  Aunque no siempre lo hacemos del modo más adecuado.  A veces nos perdemos dándole vueltas y más vueltas a la causa del problema sin preocuparnos por buscarle una solución.  Otras veces, nos enredamos en las posibles consecuencias del problema en el futuro, angustiándonos anticipadamente por lo que todavía está por venir.

Hay una frase del Dalai Lama que a mí me ha ayudado mucho por su claridad y sencillez.  Dice así:

Sólo hay dos días al año en los que no puedes hacer nada.  Uno se llama ayer y el otro mañana.  Así que hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y -principalmente- vivir.

Así es, hoy es el día.  Hoy, ni ayer ni mañana.  Aquí y ahora comienza todo.  Movámonos.

Share This