Ir y venir sin cesar,
horadando la roca con paciencia y constancia.
Es posible lograrlo,
basta con no desistir.
Apliquemos la enseñanza del mar a nuestra vida
para hacer realidad
lo que hoy sólo es un sueño inalcanzable.

Share This