¿Por qué digo que la escritura es profética?  No sé si a ti te sucede lo mismo pero, a mí, el escribir me conecta con mi CentroNo escribo desde la cabeza sino desde el Corazón.  Cada línea es más fruto de la meditación que de la reflexión y, por eso mismo, a menudo me sorprendo a mí mismo con lo que la inspiración me susurra al oído.

No escribo sobre lo que conozco ni sobre lo que hago, escribo sobre lo que soy, aunque pueda tenerlo olvidado.  Por eso, cada palabra es un toque de atención sobre mi propia vida, una chispa de iluminación, un anticipo de lo que debe ser, una profecía que me invita a cambiar encarnar lo que escribo.

Que nadie se lleve a engaño, todavía no soy quien escribo.  Como tú, estoy en camino.  Pero si me dejo arrastrar por ese Deseo Esencial que me lleva a meditar y a escribir, estoy convencido de que llegaré a buen puerto, a ese Centro en el que uno puede reposar porque ya no queda nada que decir…  Sólo Ser.

Nadie es profeta en su tierra, porque quien te conoce sólo es capaz de percibir quién has sido y no quién estás llamado a ser.  Déjate fecundar por las palabras que te dicta el corazón y atrévete a darte a luz de nuevo, en ese segundo nacimiento que -tras los inevitables dolores de parto- te llene de Vida y te permita compartirla con quienes te rodean, haciendo del mundo -de tu mundo- un lugar mejor de lo que sería si tú no hubieras pasado por él.

Eres imprescindible…  A ti te corresponde descubrir para qué y para quién…  Y la escritura meditativa puede ayudarte a lograrlo.

Medita, escucha, escribe, déjate fecundar por lo escrito y da a luz a quien quiere salir a través de cada línea de tu escritura profética.

Share This