Creo recordar que eran los existencialistas quienes clamaban contra el hecho de que nadie les hubiera pedido permiso para traerlos a la existencia.  A algunos nos preocupa más que no nos pidan permiso para arrebatarnos la existencia, pero vale, cada uno tiene sus prioridades.  😉

No, bromas aparte, hay quienes consideran que la vida es una maldición (hay vidas que francamente lo parecen) y otros que entendemos que se trata de un don, de un regalo que nos hace la Vida.  Pero no es un regalo cualquiera, es un regalo que -como un puzzle o juego de construcción- requiere de nuestro tiempo y esfuerzo para ser disfrutado, para darle el uso para el que nos ha sido dado.

De nada sirve que te regalen un puzzle si no lo sacas de la caja.  Del mismo modo, de nada sirven los dones y capacidades que te han sido otorgados si no los pones a trabajar y vas construyendo con ellos, y con dedicación y esfuerzo, el puzzle de tu vida.

La Vida nos ha regalado la existencia, pero no nos la ha dado hecha, sino que debemos hacerla en nuestro diario vivir…  Y en nuestras manos está que sea una obra de arte o una auténtica porquería.

¿Qué haremos con ella?

Share This