Estamos rodeados de parejas rotas.  Algunas de ellas están mejor así, pero muchas rupturas -lo podemos constatar cada día- son fruto de una cierta dejadez, de la costumbre y la rutina mal llevadas.  El amor hay que cultivarlo, hay que repararlo, hay que prestarle atención porque no funciona con el piloto automático y requiere un corazón hambriento de vida, de proyectos, de amor, de compañía, de pasión, del otro…  Hay que dejar entrar al otro en nuestro corazón, y compartir sueños, hambres, pasiones y desilusiones…

Me encanta cómo lo expresa esta hermosa canción de India Martínez y Abel Pintos que va, también, directa al corazón.  Te deseo que la disfrutes, la medites, la sientas y la vivas…  Que te ayude a mantener un corazón hambriento y una pareja que rebose amor:

No demos todo por perdido
Aún no llego la sangre al río
Imagine un final, distinto a los demás
Seremos lo que siempre fuimos
Honestos en nuestro delirio
De querer alcanzar, estrellas en el aire
Di si aún nos queda una razón
Si como a mí, aun te queda ese dolor
Si no te vas
Te hago un sitio en este corazón hambriento
Tengo una vida para amar
Si no te vas
Tengo tardes de domingo
Y mil inviernos eternos
Si quieres pasa adentro
No demos todo por perdido
Mientras quede vida en un latido
Y un beso que nos salve y como antes
Di si aún nos queda una razón
Si como a mí, aún te queda ese dolor
Si no te vas
Te hago sitio en este corazón hambriento
Tengo una vida para amar
Si no te vas
Tengo tardes de domingo
Y mil inviernos, eternos
Todo el mundo, si no te vas
Para verte

 

Share This