Silvio Rodríguez es un cantautor al que descubrí en mi adolecencia y que, desde entonces, ha formado parte de la banda sonora de mi vida.  Sus letras no siempre son fáciles, pero sí hermosas y dotadas de una especial y simple poesía que acompaña con melodías armónicas y una muy peculiar voz que a mí, personalmente, me transmite dulzura y paz.

En esta canción nos lleva hasta el umbral de la puerta que abre el corazón, el tuyo, el mío, el de cualquiera…  Y nos recuerda lo fácil y peligroso que es quedarse en la superficie, a las puertas, y perdernos lo que se oculta en su interior, en sus profundidades, en lo más auténtico de su intimidad.  ¿Cuántos corazones permanecen cerrados, oscuros, en fuga para nosotros?

A veces, incluso nuestro corazón es un desconocido para nosotros mismos…  ¿O no?

 

Estoy buscando una palabra
en el umbral de tu misterio
quien fuera Alibabá
quien fuera el mítico Simbad
quien fuera un poderoso sortilegio
quien fuera encantador
Estoy buscando una escafandra
al pie del mar de los delirios
quien fuera Jacques Coustau
quien fuera Nemo el capitán
quien fuera el batiscafo de tu abismo
quien fuera explorador
Corazón, corazón, oscuro
corazón, corazón, con muros
corazón, que se esconde
corazón, que está donde
corazón, corazón, en fuga
herido de dudas de amor
Estoy buscando melodías
para tener como llamarte
quien fuera ruiseñor
quien fuera Lennon y McCartney
Sindo Garay, Violeta, Chico Buarque
quien fuera tu trovador
Corazón, corazón, oscuro
corazón, corazón, con muros
corazón, que se esconde
corazón, que está donde
corazón, corazón, en fuga
herido de dudas de amor
Share This