Todos hemos tenido, tenemos y tendremos días oscuros en los que parece que todo se desmorona…  Y nosotros también.

Puede que parte de esa negrura se deba a que no somos capaces de vernos con claridad y perspectiva, que no nos conocemos y que -al no hacerlo- tampoco nos amamos como debemos.

Puede que, en esos días, un amigo nos diga lo que no somos capaces de entender de la vida y de nosotros mismos, ayudándonos a salir del pozo en el que parece que vamos a ahogarnos, pese a que nos escondamos tras una máscara de indiferencia que oculta los oscuros pensamientos que nos embargan.

Si estás ahí, sufriendo la oscuridad, escucha esta canción de Julia Medina y Pedro Guerra, y anímate…  Porque la letra de la canción está en tus manos y -aunque parezca que esto va a ser eterno- todo pasará.  Además, la vida es un momento…  Aunque se haga interminable cuando sufres.  Esto también pasará, y tú saldrás con más fortaleza y experiencia de esta travesía en el desierto.

Y, si tienes la suerte de haber escapado ya de esa época de desolación, escucha, aprende y anima a quienes te rodean porque -tal vez- necesiten que seas tú la persona amiga que les tienda esa mano con la que tomar el impulso que les sacará del hoyo en el que se encuentran.

Somos imprescindibles, y a menudo lo olvidamos.

 

Si pudiera verme como soy,
si pudiera observarme desde lejos,
entendería todas mis constelaciones
y podría descubrirme en mi reflejo.
Tantas veces he gritado mi silencio,
tantas noches en vela, sin dormir,
mi escondite siempre fue la indiferencia,
desde dentro solamente quiero huir.
Duérmete tranquila,
afuera cae la nieve y es invierno,
si te invaden los oscuros pensamientos
ten en cuenta que la vida es un momento.
Sálvate de ti
y quiérete, quiérete.
He remado hasta la isla del tesoro
con las velas de algún barco abandonado.
No he dejado de buscar por los rincones
aunque sé que es tan difícil encontrarlo.
He contado las arenas del desierto,
he surcado los océanos helados,
esperando una respuesta a mis deseos
y ahora sé que la canción está en mis manos.
Duérmete tranquila,
afuera cae la nieve y es invierno,
si te invaden los oscuros pensamientos
ten en cuenta que la vida es un momento.
Sálvate de ti, sálvate de ti,
y quiérete, quiérete.
sálvate de ti.
Quiérete…
Quiérete…
Share This