Éstos son días para acordarnos de quienes ya no están, días de rememorar a aquellos que la vida -o la muerte- nos ha arrebatado.

Puede que creas en un más allá, o puede que no, y eso marcará -y mucho- cómo vives esa ausencia.

Esta canción está escrita por quien cree que no todo acaba aquí, que la muerte no es un final sino una transformación pero que -pese a todo- siente en su corazón la tensión entre la alegría de saber que el que ha partido ya no sufre…  Y la tristeza de no poderle tomar la mano a quien tanto ha querido.

No importa si se la dedicas a tu padre, a tu madre, a tu abuelo o abuela, a tu hijo, a tu hija, a tu pareja, a cualquier otro familiar o a una amistad…  Una canción conmovedora dirigida a quien ya no está…  Que nos recuerda que debemos aprovechar cada instante de vida para decir ‘te quiero’ a quienes nos rodean, porque la vida puede terminar en un segundo.

Yo te extrañaré
Tenlo por seguro
Fueron tantos bellos
Y malos momentos
Que vivimos juntos

Los detalles
Las pequeñas cosas
Lo que parecía no importante
Son las que más invaden mi mente
Al recordarte

Ojalá pudiera devolver el tiempo
Para verte de nuevo
Para darte un abrazo
Y nunca soltarte

Mas comprendo que llegó tu tiempo
Que Dios te ha llamado
Para estar a su lado
Así él lo quiso

Pero yo nunca pensé que doliera tanto

Ya no llores por mí
Yo estoy en un lugar lleno de luz
Donde existe paz
Donde no hay maldad
Donde puedo descansar

No llores por mí
Es tan bello aquí
Nunca imaginé
Quiero que seas feliz
Que te vaya bien
Y cuando te toque partir
Espero verte aquí

Yo te extrañaré
Tenlo por seguro
Como pensar que la vida puede terminar
En un segundo

La vida es polvo
Puede esparcirse en un momento
Nada trajiste nada te llevarás
Sólo lo que había dentro

Ojalá pudiera devolver el tiempo
Para verte de nuevo
Para darte un abrazo
Y nunca soltarte

Mas comprendo que llegó tu tiempo
Que Dios te ha llamado
Para estar a su lado
Así Él lo quiso

 

Share This