preguntas-sat

Las personas me sorprenden por sus preguntas, no por sus respuestas.  Estas últimas pueden ser fruto de la repetición, de la acrítica asunción de una lectura o un comentario escuchado…  No implican una profunda comprensión.  Sin embargo, una pregunta inteligente es una muestra de trabajo interior, de haber digerido una materia hasta hacerla propia, extrayendo de ella lo necesario para poder hacer tu particular aportación en forma de cuestión, de llamada a ir más allá de lo dicho o comprendido.  Me gustan las preguntas, aunque puedan resultar incómodas…  Porque implican y merecen una respuesta.

Sólo preguntándonos obtendremos respuestas.  No dejemos, pues, de hacerlo.

Share This