Cada día me doy más cuenta de que las personas más desconfiadas son aquellas de las que menos te puedes fiar.  Al valorar o juzgar a los demás te confiesas, pones de manifiesto tus propios demonios, demuestras cómo funciona tu mente y tu corazón.

Nuestras palabras sobre los demás muestran como somos, son un espejo de nuestra alma porque vemos el mundo como somos, y no como es.

Malpiensa del malpensado, y protégete del desconfiado…  Porque te está mostrando su naturaleza, te está permitiendo que te asomes a su interior.

Ojalá mantengamos la inocencia por mucho tiempo…  Y que las decepciones nos enseñen, pero no nos perviertan.

Si somos capaces de confiar en los demás, será que también somos dignos de confianza.

Share This