No preciso nada más.

La fotografía que encabeza este post me ha hecho pensar.  La dulzura y serenidad que transmiten estos gatos, disfrutando el uno del otro, apoyados el uno en el otro, sintiendo el uno al otro, contrastan con nuestra habitual necesidad de hacer cosas para sentirnos vivos y útiles.

Tumbarte junto a la persona a la que amas, sentirla contra tu piel, disfrutar de su respiración pausada, acompasar tus latidos con los suyos, descansar en su compañía… No es preciso nada más para lograr un instante de felicidad, un atisbo de Cielo en este valle de lágrimas.

Nos complicamos la existencia y nos olvidamos de que lo simple, a menudo, puede ser grandioso.

Deja de leer, abraza a tu pareja y no hagas más que eso…  Disfrutar de poder estar, aquí y ahora, con ella.  Que no haya nada más, y lo encontrarás todo.

Tienes todo el fin de semana para disfrutarlo.  Aprovéchalo.

Share This