‘Nosce te ipsum’ -conócete a ti mismo- es uno de los lemas más repetidos en el ámbito del desarrollo personal y la autoayuda.

Eran las palabras que podían leerse en el frontispicio del Templo de Apolo, en Delfos.

Buena sentencia.

Un poco manida ya, pero un buen principio.

 

Conocerse a uno mismo no es fácil, es un trabajo que dura toda la vida.

Pero es que, además, es el único camino para conocer el universo y a los dioses…

… O eso, por lo menos, es lo que afirmaba la sentencia si la leías hasta el final.

 

Y, sin embargo, hoy te voy a pedir que vayas más allá.

Quiero que descubras cómo eres…  Y que te preguntes para qué eres como eres.

Porque nada es casual.

 

Tú, como yo, como todos, tienes algo muy especial que te hace una persona única.  Eres absolutamente irrepetible.  Nadie más tiene la misma variedad y conjunción de virtudes, debilidades, miedos, anhelos y esperanzas que tú.  Y no es casual.  Debes descubrir, no sólo cómo eres sino para qué eres como eres.

No siempre es fácil lograrlo.  Si no eres un experto, no es fácil distinguir una semilla de otra.  Quienes no sabemos mucho de plantas, a menudo necesitamos que la semilla sea plantada y comience a crecer para identificar de la variedad que se trata.

 

Este texto pertenece al libro ‘¿Qué estudiar para ser feliz?’, que puedes encontrar AQUÍ: https://amzn.to/48PGbTo

En sus páginas te invito a prestar atención al para qué de tu modo de ser, porque no hay mejor indicador de tu vocación que ese.

Eres como eres por algún motivo.

 

Como decía Einstein, ‘Dios no juega a los dados’.

Y menos aun, contigo.

Eres algo muy serio.

Una obra de arte.

Una obra de arte que tiene reservado su espacio en la pared de la historia.

Puede que sea un lugar principal.

O un lugar discreto.

Pero eres imprescindible.

Y nadie podrá ocupar tu lugar si no lo haces tú.

 

¿Para qué eres como eres?

Deberás responder a esta pregunta si quieres tener un día fantabuloso…

Este LIBRO puede ayudarte: https://amzn.to/48PGbTo

Nos seguimos leyendo.

 

*Foto de Valentin Salja en Unsplash

Share This