Si no trabajas durante el fin de semana, es posible que hoy digas: ¡Por fin es viernes!  ¡Qué alegría!

Y puede que lo digas porque tienes unos maravillosos planes para los dos próximos días… Lo cual sería fantástico.

Pero también puede ser que lo digas porque la semana, de lunes a viernes, se te ha hecho interminable.  Si esto es así, y se repite semana tras semana, te animo a que te leas mi post del martes sobre ‘replantearse la vida‘.

Porque estar vivo no es lo mismo que vivir la vida…  Y la vida merece ser vivida desde la alegría y el sentido.  Si sólo vives durante el fin de semana…  ¿Qué tipo de existencia tienes?  La del preso con permiso carcelario.  Y lo peor es que puede que ni nos hayamos dado cuenta.

Hay otra forma de vivir.  Es posible ser feliz…  También de lunes a viernes.  A ti te corresponde descubrir el cómo.

¡Buen fin de semana!

Share This