De Apuntes Íntimos:

Este silencio de madrugada me permite huir de ese ruido que es, en el fondo, una sordera elegida, una forma de ocultarme para evitar escucharte…  No vaya a ser que me pidas algo…

¡Necio!  Huir de Ti es alejarme de mí…  Sufrimiento y muerte en una carrera que no lleva a ninguna parte.

Mejor, en medio de este silencio de madrugada, callo y te digo: habla, tu siervo escucha.

Puede que escuche un susurro, un leve susurro, que suene como un trueno a mi alma, mente y corazón…  Y me ponga en movimiento…

Hacia Ti, hacia mí, hacia los demás.

Al principio fue la palabra, y esa palabra era Amor.

Share This