El sentido del sufrimiento

No creo que os descubra ninguna novedad si os recuerdo que soy más partidario de un hedonismo espiritual renacentista que de una dura y oscura vida ascética de renuncia y privación, que me motiva más la alegría de la Buena Nueva (Evangelii Gaudium) que el rostro agrio...