Hoy he comenzado a leer las Obras Selectas de Rabindranath Tagore.  Conozco al autor por las mil citas que he leído de sus escritos, pero nunca me había asomado a su creación.  Ya era hora.

Comparto un primer texto que me ha resonado y que me parece una excelente muestra de la experiencia interior de auténtica conversión, de encuentro con un Absoluto al que hasta entonces se desconocía:

Acógeme, Señor, acógeme ahora;
y que diluya el olvido los días que he pasado huérfano de Ti.

Tiende este breve instante en tu regazo,
sostenlo bajo tu luz.

He deambulado en pos de unas voces que me atraían,
sin llevarme luego a ninguna parte.

¡Déjame ahora que repose tranquilo
escuchando las palabras que susurras suavemente a mi alma silenciosa!

¡No apartes tu rostro de los oscuros senderos de mi corazón!
¡Enciéndelo hasta que tu fuego lo consuma y torne cenizas!

TRÁNSITO, 4

Te deseo que disfrutes de esta lectura meditativa tanto como lo estoy haciendo yo, y que avive en ti el recuerdo o el deseo de ese encuentro, encendiendo tu corazón con su fuego purificador, que ilumina y calienta con su Amor.

Buen fin de semana.

Share This