persigue-tu-sueno

Hay una noción hindú que trasformó mi vida: svadharma, seguir el propio dharma, ser fiel a nuestra naturaleza más íntima.  Esta misma idea la encontré -años más tarde- como eje de la espiritualidad ignaciana, y me hizo sintonizar con ella.

Todos tenemos unos dones, todos tenemos unos sueños, todos tenemos un destino…  Y hemos sido traídos a la existencia para realizarlos.  De ello depende nuestra felicidad, de ser quienes debemos ser.

Y no importa si el resto lo entiende o no, si lo comparte o nos trata de locos.  Si sabes que debes hacerlo, hazlo.  Esfuérzate.  Lucha.  Si tú te pones manos a la obra, dicen los que saben que el universo conspirará para ayudarte.  Pruébalo.  Tal vez sea cierto.  O tal vez no.  Pero lo habrás intentado y, con tu esfuerzo, estarás más cerca de realizar tu sueño.

Tienes un destino, algo que sólo tú puedes realizar.  Si renuncias, quedará un vacío en el universo que ya nadie podrá ocupar.  Porque era el lugar que te estaba reservado.  Ánimo, contra vientos y mareas, sé quien debes ser.

De esto trata este vídeo, de tu destino:

Share This