Empezamos la semana, y lo hacemos con una frase de Jean Jacques Rousseau que nos invita a vivir con intensidad, aprovechando cada jornada como si fuera la última, degustando las horas, descubriendo constantemente nuevos colores y sabores.  Dice así:

El hombre que más ha vivido no es aquél que más años ha cumplido, sino aquél que más ha experimentado con la vida.

¿Cuántas veces la monotonía de vivir una y otra vez lo mismo y de la misma manera, no nos hace sentir como auténticos zombies, como muertos en vida?  Tal vez, si buscamos la sorpresa y la novedad en lo cotidiano, si nos atrevemos a asomarnos a lo desconocido, sentiremos -de nuevo- cómo late nuestro corazón emocionado.  Y no olvidemos que la emoción es justamente lo que nos mueve, y que -si nos movemos- es que seguimos vivos y en camino.

¿Qué haremos hoy: vivir vibrando con la realidad por descubrir o pacer en nuestra monotonía como muertos en vida?  La decisión es nuestra, y comienza ahora.

Share This